Preguntas Frecuentes

Muchas personas se informan sobre el Coronavirus a través de Internet, las redes sociales u otros medios de comunicación. La información se difunde muy rápidamente, y a menudo no hay mucho tiempo para comprobar si esta información es fiable. No todo lo que se lee u oye es cierto. Hay información que se basa simplemente en opiniones y suposiciones que pueden sonar muy convincentes en ciertos casos. Esto también se aplica al tema de las vacunas contra el Coronavirus.

Preguntas generales:

Las vacunas contra el COVID-19 son perfectamente seguras, a pesar de que se desarrollaron más rápidamente que una vacuna convencional. Los investigadores de todo el mundo han unido sus fuerzas para garantizar el desarrollo seguro de estas vacunas. Varias de las fases de la investigación y el desarrollo de las vacunas se han llevado a cabo simultáneamente en lugar de esperar y realizar cada fase solo después de la anterior. De este modo, los estudios han ganado mucho tiempo. Además, los que tienen que evaluar la eficacia y la seguridad de la vacuna ya han empezado a hacerlo a mitad del proceso de desarrollo. Todo esto se hizo con cuidado, teniendo en cuenta los estrictos requisitos que deben cumplir todas las vacunas.
No, estas vacunas contienen un componente llamado ARNm. Las moléculas de ARNm de la vacuna no pueden cambiar el ADN de una persona. Todas las infecciones a través de un virus dejan automáticamente moléculas de ARNm en el cuerpo de esa persona, por ejemplo con el virus de la gripe. A partir de estas moléculas, el organismo fabrica las proteínas necesarias. Con estas proteínas, se fabrican anticuerpos y lo que los médicos conocen como "células T", que no son más que células que ayudan en el sistema inmunológico. Este proceso es el que cura a una persona de, por ejemplo, la gripe. El ARNm de las vacunas de BioNTech/Pfizer y Moderna da a su cuerpo información sobre una proteína específica de este Coronavirus. Esto se llama la proteína "Spike". Las células de su cuerpo comienzan a producir esta proteína y su cuerpo fabrica los anticuerpos y "células T" contra el COVID-19. Si entra en contacto con el virus después de la vacunación, los anticuerpos y las células T que su cuerpo ha producido ayudan a proteger su cuerpo y la posibilidad de que enferme es muy pequeña. El propio cuerpo se encarga de que las moléculas de ARNm se descompongan en su forma natural y esto no modifica el ADN.
No, las vacunas COVID-19 no afectan a la fertilidad de la persona. Después de recibir la vacuna, será tan fértil como antes. Los médicos e inmunólogos desaconsejan vacunar a las mujeres que están esperando un bebé. Esto se debe a que hasta ahora no hay suficiente información sobre las consecuencias que esto puede tener en el embarazo. Cuando una mujer está embarazada, los profesionales le aconsejan que espere a vacunarse hasta que termine el embarazo.
Las vacunas contra el COVID-19 están sujetas a las mismas normas estrictas que cualquier otra vacuna. Los fabricantes de vacunas contra el COVID-19 deben cumplir los mismos pasos que para otras vacunas con el fin de obtener la aprobación y la certificación para que las vacunas puedan ser comercializadas. Como ocurre con cualquier vacuna nueva, la vacuna contra el COVID-19 debe probarse en diez mil personas antes de su comercialización. La Agencia Europea de Medicamentos (EMA), junto con el Consejo de Evaluación de Medicamentos (CBG), evalúan todas las vacunas en cuanto a su eficacia, calidad y seguridad. Esto significa que sabemos que las vacunas COVID-19 son seguras y que nos protegen adecuadamente contra el virus. Todavía se está estudiando hasta qué punto nos protegen las vacunas. Como ocurre con todos los medicamentos y vacunas, siempre existe el riesgo de posibles efectos secundarios. Pero los efectos secundarios graves debidos a una vacuna no es algo que ocurra a menudo.
No, no hay ninguna relación entre la vacunación y el autismo. Quienes se oponen a la vacunación suelen referirse a un artículo escrito en 1998 por el médico inglés Andrew Wakefield. En este artículo, el médico estableció una relación entre el autismo y la vacuna del sarampión. Poco después de la publicación de este artículo, quedó claro que este estudio era fraudulento y se retiró la declaración. Por ello, Andrew Wakefield incluso renunció a su título de médico. Así que la conclusión de este artículo no era correcta. Sin embargo, por desgracia, esta historia sigue siendo noticia. La Sociedad Holandesa de Autismo se desmarca de una supuesta relación entre el autismo y la vacunación.

Las vacunas:

Las vacunas de Pfizer/BioNTECG y Moderna tienen una eficacia superior al 90% en la prevención de la enfermedad causada por el Coronavirus. Estas vacunas han demostrado ser muy eficaces entre las personas mayores de 65 años, de facto estamos hablando de una eficacia de más del 94%. Además, las personas que a pesar de haberse vacunado contra el COVID-19 de todas formas se contagian, no enferman de forma grave.
Los científicos aún no lo saben. Dado que las vacunas son nuevas, aún no se dispone de suficiente información al respecto.

Eficacia:

Sí, esto es posible. La vacuna funciona, pero el cuerpo tarda en producir suficientes anticuerpos contra el Coronavirus. Recibirá dos vacunas en total. Más del 90% de las personas que han recibido las dos vacunas están bien protegidas a los 7 días de recibir la segunda dosis. Si se infecta con el virus justo antes o después de recibir la vacuna, puede seguir enfermando. La posibilidad de enfermar después de recibir la primera vacuna es muy pequeña, pero existe. Por eso es importante que reciba ambas vacunas. Por supuesto, sigue siendo importante hacerse la prueba si muestra algún síntoma que pueda estar relacionado con el COVID-19.
La vacunación proporciona protección contra la enfermedad COVID-19. Los científicos todavía están evaluando si una persona que ya ha sido vacunada puede seguir infectando a otros con el virus. Aunque todavía se está investigando en profundidad, es bueno que todo el mundo siga tomando las precauciones establecidas.
Sí, las vacunas también son eficaces contra las mutaciones actuales. Es bastante común que un virus cambie. Si un virus cambia, no significa automáticamente que las vacunas disponibles dejen de funcionar. Por lo general, los cambios en el virus son muy pequeños. Hasta ahora, no hay indicios de que las vacunas no protejan contra las nuevas mutaciones de COVID-19, como la mutación del Reino Unido. En todo el mundo, los países siguen vigilando la eficacia de las vacunas actuales contra las nuevas mutaciones del virus.

Efectos secundarios:

Los efectos secundarios más comunes son un poco de dolor en la zona en la que se ha vacunado y quizás esta zona pueda hincharse un poco. Algunas personas pueden sentirse un poco cansadas, tener dolor de cabeza, dolor de muelas, un poco de frío, dolor en las articulaciones y fiebre. Recuerde que los efectos secundarios no deben ser una razón para renunciar a la segunda vacuna.

Enfermedad y uso de medicamentos:

Si tiene síntomas que pueden estar relacionados con COVID-19, quédese en casa y hágase las pruebas. No acuda al lugar donde se administra la vacuna. Pida una nueva cita para vacunarse.
Si ha dado positivo en la prueba de COVID-19, deberá permanecer en casa en aislamiento hasta que deje de ser contagioso. Esto significa que todavía no puede recibir la vacuna. Es aconsejable esperar al menos 4 semanas después de haber mostrado los síntomas antes de recibir la vacuna.
La mayoría de los medicamentos no afectan a las vacunas. Sin embargo, hay algunas excepciones, como los medicamentos anticoagulantes o los que afectan al sistema inmunitario. Si un médico le prescribe algún medicamento después de haber recibido la vacuna, hágale saber que fue vacunado contra el COVID-19. Si es necesario, el médico puede tener en cuenta los medicamentos que le prescribe.

Embarazo:

Los estudios no han mostrado ningún indicio de que la vacuna contra el Coronavirus pueda tener efectos perjudiciales durante el embarazo. Sin embargo, como la vacuna es nueva y no hay suficientes estudios al respecto, los médicos siguen aconsejando a las mujeres embarazadas que no se vacunen. Si está embarazada, es aconsejable vacunarse solo después de su embarazo. ¿Tiene algún problema de salud que pueda causarle una enfermedad grave si se infecta con el Coronavirus? Si es así, los beneficios de la vacunación durante el embarazo pueden superar los inconvenientes (en teoría). En este caso, discuta con su médico si la vacunación durante el embarazo es una mejor opción para usted y su bebé.
Claro que sí. No hay indicios de que los componentes de la vacuna entren en contacto con la leche materna y afecten de alguna manera al bebé.

© 2021 BIBANDO | Gobièrnu di Kòrsou | Privacy Policy | Cookie Policy